Sabiduría Diaria 02.09.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BERE ISLAND, IRLANDA) Los celtas entendían la fe como un peregrinar más que una montaña que conquistar y luego resguardarla de los los infieles. En las radiantes imágenes de la literatura cristiana celta, vemos una imaginación creativa y exuberante jugando alrededor de las epifanías del obscuro misterio de la experiencia de Dios al que estamos expuestos a través de la belleza del mundo natural y las profundidades del alma individual. Mientras vamos disfrutando estas conexiones entre espíritu y mente podemos ir aprendiendo lo diferente que es la imaginación de este tipo de nuestra fantasía acostumbrada o nuestro soñar despiertos. Podemos entender entonces lo que John Main quiere decir al referirse a la imaginación como el ‘gran enemigo de la oración’ o porqué los primeros maestros de oración nos dicen que ‘dejemos los pensamientos a un lado’ pues ‘cada imagen de Dios es un dios’. A no ser que entremos a la obscuridad de la energía no podremos ver la luz completa de la realidad. No son las palabras lo que rompe el silencio sino la distracción. No es el movimiento lo que destruye la quietud sino la falta de dirección. ( Christian Meditation Newsletter, October 2011 )


Entradas destacadas