Sabiduría Diaria 25.08.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, CARIBE)

Poco a poco vamos comprendiendo que el auto conocimiento no es ver nuestro propio reflejo en el espejo de la mente. No es pensar acerca de nosotros. Es vernos en el espejo del otro. Ese es el primer paso. El siguiente paso, en la consciencia no egoísta del amor, es pasar a través del espejo y perdernos en el otro. Apenas nos damos cuenta del sacrificio que estamos haciendo. Finalmente, nos encontramos en y a través del otro. Y el proceso de pérdida inicia nuevamente. Caminamos de un lado a otro. Subimos y bajamos el cerro de la verdad y nos parece absurdo a veces. Pero un nuevo manantial de alegría surge en nosotros, el reverdecer de nuestra nueva creación se vuelve el signo irrefutable de que tiene significado. De pura alegría, el hombre que encontró el tesoro enterrado en el campo fue y vendió todo. La mujer que encontró la moneda que creía haber perdido celebró el encontrarla con sus amigos y vecinos.

(Christian Meditation Newsletter, June 2005)


Entradas destacadas