Sabiduría Diaria 10.08.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, EEUU) Jesús no nos pide no perseguir la felicidad propia directamente. Pisotearíamos mucha gente si lo hiciéramos. En vez de eso, estamos invitados a atender las necesidades de otros a fin de alcanzar la verdadera felicidad del Ser, que trasciende por mucho a las del ego. Pero, ¿cómo puedo ayudar a otros si tengo tan poco? “Aquí está un muchacho con cinco trozos pequeños de pan y dos pequeños peces, ¿pero cómo alcanzará eso para tanta gente?” Pedro pregunta al tener que alimentar a la multitud. Cuando las personas en la multitud empezaron a re-distribuir lo que tenían con los demás, él descubrió el milagro de la transformación liberado por el compartir. En una época de cambio, cuando tenemos que retener nuestros recursos en actitud de auto-protección, esta verdad, no algún acto externo de magia o dominio de los hechos, es la sabiduría que redime. (Meditatio Newsletter, July 2018)


Entradas destacadas