Sabiduría Diaria 06.08.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, EEUU) El cambio es siempre perturbador cuando no lo podemos predecir o controlar. Poco es lo que puede ser administrado o mandado a hacer a otros por un largo tiempo. Necesitamos experimentar la paradoja de que la iluminación está tomando la responsabilidad y darnos cuenta que nunca podremos estar en control total. Otra paradoja ayudaría: a veces necesitamos estar vacíos para ver lo pleno, estar en soledad para ver a dónde pertenecemos. El poeta sufí Rumi describe esto en su poema “Actos de impotencia” cuando dice “Lloras durante la noche y te levantas al amanecer, preguntando, por qué a falta de lo que pides, tus días se oscurecen”. Él describe la noche oscura de días incumplidos “cuando los actos de impotencia se convierten en habituales”. Y él observa que aquellos actos son los signos que necesitamos para encontrar el rumbo. “Disculpen mi divagación” dice al final del poema, pero “¿cómo es que uno puede ser ordenado con esto? Es como contar las hojas en un jardín”. Y termina: “algunas veces la organización y el recuento se vuelven absurdos”. (Meditatio Newsletter, July 2018)


Entradas destacadas