Sabiduría Diaria 29.06.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

San Agustín, uno de los grandes maestros de los principios de la iglesia decía: ¿por qué tenemos que pedirle a Dios que resuelva nuestras necesidades? Jesús dijo que no tenemos que pedir a nuestro Padre Celestial puesto que El conoce nuestras necesidades antes que le pidamos, así que no hagamos como los paganos que piensan que mientras más digas más probable es que seamos escuchados. De todas formas, Agustín se pregunta la razón de poner nuestras necesidades en palabras cuando asistimos a la iglesia, la sinagoga, el templo o la mezquita. ¿Será para hacer que Dios cambie de parecer? Dios es como el director de una gran compañía – no se le puede ver, está muy arriba en la jerarquía, pero le podemos enviar mensajes para que nos ponga atención. Claro que eso no tiene sentido. No le pedimos a Dios que cambie de forma de pensar. ¿O acaso le pedimos a Dios que intervenga en nuestro favor pues somos sus favoritos? San Pablo dice que Dios no tiene favoritos. Jesús dice que Dios es como el sol, brilla para los malos y los buenos igualmente y es amable y gentil con el ingrato y el perverso. La respuesta de Agustín es “no”, esas no son las razones por las que pedimos a Dios, sino para profundizar en nuestra fe de que Dios se preocupa, de que nuestras necesidades le son conocidas y que podemos confiar en eso. La respuesta es una profunda confianza.

(The Contemplative Dimension of Faith, Meditatio Series 2012B)


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • facebook
  • googleplus
  • tbird