Sabiduría Diaria 10.07.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

Creo que si entendemos la contemplación como este crecer en la experiencia del amor y el conocimiento que proviene de este amor, se vuelve más fácil el empezar y seguir empezando, seguir en el viaje. La mente siempre encuentra nuevas preguntas. Siempre duda, siempre examina y siempre prueba otros puntos de vista. Pero el corazón, y la meditación, que es la oración del corazón, siempre está encontrando nuevas formas de amar, nuevas razones para amar y como potenciar el amor. Al amor lo encontramos en el corazón de nuestro ser. Es la capacidad innata del corazón humano y la que hace que seamos verdaderamente la imagen de Dios-que-es-amor. Y conforme desarrollamos esta capacidad de amor, nos experimentamos a la vez amados y más amables. Nuestra percepción se transforma.

(The Contemplative Dimension of Faith, Meditatio Series 2012B)


Entradas destacadas