Sabiduría Diaria 21.06.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, EUA) La meditación es en sí misma, una forma de fe. No sólo como una práctica diaria que se integra cada vez más en tu vida ordinaria, sino que incluso en el momento de la meditación es como si ejercitases el músculo de la fe a través de este acto de pura atención que describí en la forma como meditamos. Es una forma específica la que estaba describiendo, pero en todas las formas de meditación, somos fieles a un acto de atención. Somos fieles durante esa media hora a la quietud, al silencio, a la simplicidad y a la particular disciplina de atención. Puede que pensemos que no lo hemos hecho a la perfección, pero al hacerlo, hemos sido fieles a ella. Y encontramos que los frutos de esa práctica aparecen en nuestra vida, en nuestras relaciones en la vida diaria. De esa manera, la meditación es una forma de fe. (The Contemplative Dimension of Faith, Meditatio Series 2012B )


Entradas destacadas