Sabiduría Diaria 07.06.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BONNEVAUX, FRANCIA)

Uno de los grandes maestros místicos de la tradición cristiana fue San Bernardo de Clairvaux en el siglo XII. El decía que el alma es como un regalo sin abrir. Es un regalo envuelto, somos un misterio para nosotros. No solamente Dios es un misterio, nosotros también. Hay algo desconocido en la raíz de nuestro ser. Y meditar, podríamos decir, es el trabajo que hacemos para recibir el don de la contemplación. La contemplación es una gracia, un regalo. No nos lo ganamos, está ahí simplemente, es un don, como la misma existencia. No merecíamos ser creados, no merecíamos existir, pero existimos.

(The Contemplative Dimension of Faith, Meditatio Series 2012B)


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • facebook
  • googleplus
  • tbird