Sabiduría Diaria 02.06.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, EEUU)

Cuando leemos en el evangelio que Jesús se aparece después de la resurrección, vemos que Él simplemente ya estaba ahí. No llegó con un gran estruendo o en medio de rayos y centellas. Estaba ahí. Cuántos le vieron por primera vez, no le reconocieron. Sin embargo en algún momento de iluminación le vieron y reconocieron. Y entonces se desaparecía. Pero después de desaparecer se sentían empoderados, llenos de energía, sintiendo haber descubierto su trabajo, su misión, su responsabilidad hacia el mundo. Así que se encuentran llenos de una energía que los manda de regreso a su vida, a su trabajo, con el sentimiento de que Él les acompaña, de que está con ellos en el trabajo. Pero sigue siendo el trabajo de ellos. No les quita su responsabilidad, al contrario, les infiere responsabilidad, está empoderando a sus discípulos.

(Jesus and Buddha, A Dialogue between Laurence Freeman and the Dalai Lama)


Entradas destacadas