Sabiduría Diaria 12.05.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, INGLATERRA)

Conforme escuchamos la palabra y quitamos la atención de nosotros mismos, nos vamos acercando a este lugar de silencio en que la palabra de Dios, Jesús, puede ser reconocida, cuando nuestra atención está lista, cuando nosotros estemos listos. En el propio tiempo de Dios, el mantra nos lleva al silencio completo, y eso es gracia pura. La contemplación es gracia, es un don. No hacemos contemplación. Dios nos da el don de la contemplación. Meditamos porque ese es nuestro trabajo, la manera de prepararnos, la manera en que estamos listos, la manera de desenvolver el regalo, de abrir el regalo.

(Map of the Journey, Meditatio Series 2011 C)


Entradas destacadas