Sabiduría Diaria 10.04.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, ITALIA) Con la práctica contemplativa nos van regresando una capacidad de asombro y un amor a la sabiduría. Imperceptiblemente, a través de los años, la exposición a los medios va erosionando nuestra capacidad para experimentar directamente. Con frecuencia experimentamos eventos y emociones de segunda mano, a través de los puntos de vista de otros o del culto a la celebridad. Este enajenamiento de la experiencia personal puede cambiar nuestro don de empatía por apatía. Nos volvemos demasiado irreales para servir a los otros. Y sin embargo, los medios nos hacen darnos cuenta también de que necesitamos paz. La distracción, la enajenación, y la frustración nos pueden estimular a iniciar el viaje de la contemplación. ‘Donde abunda el pecado sobreabunda la gracia,’ según San Pablo. El ruido siempre despierta la sed por el silencio y esta sed es la espiritualidad global de nuestro tiempo. (The Goal of Life, Meditatio Series 2005 B)


Entradas destacadas