Sabiduría Diaria 05.04.2018


FOTO: LAURENCE FREEMAN, MEXICO)

Descubrir nuestra distracción crónica, puede, al menos inicialmente, hacer que la meditación sea una experiencia desalentadora y humillante. Aún si pensamos que somos relativamente tranquilos y controlados, la meditación rápidamente se encarga de desilusionarnos. El primer paso en el auto conocimiento claramente muestra que nuestra mente ni es estable ni está clara. En esta temprana etapa, nos puede parecer que el camino se detuvo en seco antes de iniciar. No nos queda más remedio que aceptar que no somos tan capaces de prestar atención como habíamos creído. El shock de este descubrimiento puede socavar la voluntad de continuar. Puede ser desalentador y seguro repetirá. Pero ayuda el reflexionar que si podemos ver que estamos distraídos, entonces esa percepción en sí, ya es progreso. Una vez reconocida, la confusión comienza a aclararse. Comenzamos a ver la verdaderamente simple naturaleza de la meditación y a apreciar el reto que presenta. (The Goal of Life, Meditatio Series 2005 B)


Entradas destacadas