Sabiduría Diaria 16.12.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, EEUU)

Hay que ser capaces de reconocer cuando y en qué circunstancias aparece nuestro ego o nuestro falso yo. Sólo es falso si damos por hecho que nos vemos engañados o dominados por él. De otra forma simplemente está ahí. Realiza una función – es un vehículo. En sánscrito la palabra que se asemeja al ego es ahamkara, que viene de dos palabras o dos sentidos, uno de ellos es ‘yo soy’ – aham – y el otro es kara, que nos da la palabra ‘carroza’, ‘carro’ o ‘vehículo’. Entonces el ego, podemos decir, que es el carro, el vehículo, la plataforma para entregar al yo verdadero, hasta que estemos listos, ya que hayamos madurado. Tenemos que percibirnos como un trabajo de maduración en progreso. Así que el ego tiene una función. Nos permite diferenciarnos, separarnos de nuestros padres, de la matriz, del amor materno y también de las instituciones que de otra forma nos controlarían y nos harían ser nacionalistas o intolerantes o personas prejuiciadas. Así que el ego nos permite desapegarnos de aquello a que nos hemos apegado, y ese es un proceso doloroso.

(Finding Oneself 1 by Laurence Freeman, Meditatio Series 2017C)


Entradas destacadas