Sabiduría Diaria 27.10.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BONNEVAUX)

Cuando comenzamos siempre sufrimos con los aspectos técnicos – sentarnos quietos, la respiración, coordinar el mantra, dejar ir las distracciones, regresar al mantra…Pronto, si no caemos en la tentación de dominarlo y complicarlo todo incrementando los aspectos técnicos, experimentaremos acedia. Esta es el sentimiento inevitable de desencanto y fracaso. Y lleva a que muchos dejemos la práctica una semana o una década, pero, es de hecho, una gracia el experimentar este fracaso. Purifica nuestra motivación y crea la oportunidad de renovar nuestra disciplina de una manera más madura. Independientemente de la edad que iniciemos a meditar, siempre será un proceso de aprendizaje y maduración.

(A Letter from Laurence Freeman October 2017)


Entradas destacadas