Sabiduría Diaria 25.08.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, ALEMANIA) La Gratitud y la realidad son inseparables y necesarias para una forma de vida equilibrada. Experimentando el regalo de la vida – luz y obscuridad – la gracia pura del Reino nunca es negativa. Existen regalos, sin embargo, que imponen un sentido de obligación o demanda de reconocimiento y hasta nos hacen permanecer dependientes del dador. Pero en los casos de que haya cadenas que nos aten, esos son regalos falsos. Dios nos da a Dios en Jesús. Él viene a un mundo roto y violento, sin emplear la fuerza o las amenazas de fuerza. Él vino a los suyos (nosotros) y los suyos no lo recibieron porque el hecho de aceptar tal regalo, es para ser transformados. Nosotros todos querríamos cambiar, pero transformarnos, como perder nuestras ilusiones, es doloroso y asusta. (A Letter from Laurence Freeman, 2014/04)


Entradas destacadas