Sabidruría Diaria 02.07.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, EEUU) Lo importante es seguir escuchando. La mente puede pensar que está esperando un mensaje que llega con gran estrépito o como una «experiencia» demoledora. Al igual que Elías en el desierto, debemos descubrir que Dios no está en el viento fuerte que desgarra las montañas, ni en el terremoto o el fuego, sino en el «murmullo de una suave brisa». Esta progresión sugiere la creciente sensibilidad del mantra a medida que profundizamos hacia niveles más sutiles al decirlo y escucharlo. Cuando Elías escuchó el murmullo, salió de su cueva para tener una visión de Dios y también para experimentar esa pregunta que transforma la vida: «¿qué estás haciendo aquí, Elías?» (A Letter from Laurence Freeman, 2017/02)


Entradas destacadas