Sabiduría Diaria 03.07.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, FRANCIA)

Nicolás de Cusa profundizó en el misterio de la divina identidad humana a la luz de su fe cristiana. “Te preocupas por mí con la mayor de las atenciones…Así como tu mirar es tu ser, yo soy porque me miras,” escribió. La atención de Dios no es un producto o un figmento de nuestra imaginación sino el poder de la ultimadamente irreductible realidad misma. Si esto suena demasiado abstracto, recordemos la última vez que nos sentimos amados verdaderamente por alguien y retomemos el camino desde ahí. Llegamos entonces a esta experiencia de nuestra propia identidad, esta ‘visión de Dios, a través de las diferentes etapas del desarrollo humano, desde el vientre materno a la muerte. Biológicamente, psicológicamente, intelectualmente y espiritualmente. Pasamos a través de estas etapas en ciclos que se repiten ‘una y otra vez’, pero que revelan aquello que se mantiene ‘igual’.

(A Letter from Laurence Freeman, 2009/02)


Entradas destacadas