Sabiduría Diaria 29.05.2017


(PHOTO: LAURENCE FREEMAN, HONG KONG)

No podemos separar la meditación de la vida ordinaria y que siga siendo una práctica que nos lleve a la plenitud. Pero la vida tiene muchas dimensiones y hay diferentes prácticas para cada una de ellas. En su simplicidad radical, sin embargo, la meditación tiene un efecto sobre nuestra mentalidad religiosa y las prácticas que se derivan de ella. Reduce el nivel de superstición y el complejo de sentirnos culpables. Eleva el nivel de consciencia de la presencia divina de manera de incluírla en aspectos de nuestra vida que considerábamos seculares o profanos. Conforme el conocimiento de Dios se refuerza afinado con nuestro profundizar en el auto conocimiento, igualmente nuestra dependencia de lo ‘sobrenatural’ disminuye. (Meditatio Newsletter 2009/04, Laurence Freeman)


Entradas destacadas