Sabiduría Diaria 28.05.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BRASIL)

Meditar no es acerca de ser perfecto. Cada ocasión que meditamos iniciamos exactamente desde donde estamos y desde donde ejercitamos nuestra auto aceptación – sólo el estar sentados durante el tiempo de silencio –es en sí un crecimiento hacia la plenitud. Puede que hoy comencemos con un corazón endurecido o roto, con pensamientos o sentimientos turbulentos, enojo o deseo o simplemente indiferencia o apatía. Puede ayudar el reconocer o nombrar estos estados mentales pero no sirve de nada el juzgarlos. Su significado no es que seamos indignos o incapaces de progresar sino que al aceptarnos en este estado podemos avanzar y progresar. En el lugar donde aceptamos nuestra imperfección – y sólo ahí – la gracia llega en nuestra ayuda. De una manera tan natural como un perro que corre hacia su dueño. Y en este sentido únicamente, Dios está a nuestras órdenes: Dios no puede resisitirse a la humildad.

(Meditatio Newsletter 2009/04, Laurence Freeman)


Entradas destacadas