Sabiduría Diaria 16.02.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, FRANCIA)

Los evangelios trajeron un mensaje de esperanza afirmando que Dios no castiga, su mensaje es de asegurarnos la gracia y la trascendencia del amor sobre el karma. Pero tuvieron y tienen todavía que enfrentarse a una idolatría que mantiene al alma humana en un estado de división y fragmentación que está al arbitrio y capricho de muchos dioses. Conforme la religión trata de trascender la idolatría, corre el riesgo de empujar a la gente a los bordes de un espectro que va desde el ritual mágico hasta la fría ideología. La amargura del conflicto entre los llamados conservadores y progresistas se refleja en nuestro tiempo. Los dioses siguen presentes, marcas y celebridades, son como los miedos y la paranoia colectiva a la que parecemos adictos. La enseñanza de la tradición mística a los adultos y la enseñanza de la oración contemplativa a los niños, se vuelven cada vez más indispensables en tiempos de agitación y turbulencia religiosa como ahora. La religión que no responda a esta necesidad de profundidad espiritual, corre el riesgo de colapsar en formas que promueven las mismas fuerzas que debe vencer.

(Christian Meditation Newsletter 2007/01, Laurence Freeman)


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • facebook
  • googleplus
  • tbird