Sabiduría Diaria 18.01.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, MARRUECOS)

La vida es una elección continua, muchas veces entre el menor de dos males, como en las elecciones democráticas. Pero estamos siempre enfrentando una elección entre el bien y el mal, el mejor compañero para nuestras vidas, una nueva contraseña o una nueva carrera. Demasiadas opciones crean ansiedad. Las elecciones que frecuentemente sólo nosotros podemos tomar nos hacen sentir solos. Sin duda es por esto que, a medida que nuestro mundo se llena de opciones y de complejidad, va surgiendo un deseo complementario de simplicidad. Buscamos en lugar de eso una economía de esfuerzo, el lugar de la elección sin elección donde damos nuestro consentimiento en lugar de elegir una opción. ¿Pero por qué algunas personas quieren meditar y otras no? ¿Por qué aquellos que quieren meditar tienen que competir con una parte de sí mismos que se resiste? Quizás sea porque asumimos que se trata sólo o incluso primariamente de nuestra elección. Sin embargo: “ustedes no me eligieron a mí. Yo los elegí a ustedes”, nos dice Jesús. Agrega que su elección es tal que podemos salir y dar frutos duraderos – no experiencias que vienen y van, sino una transfiguración continua que comienza verdaderamente cuando nosotros mismos hemos empezado a encarnarnos.

(Meditatio Newsletter December 2016 Laurence Freeman)


Entradas destacadas