Sabiduría Diaria 17.12.2016


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BRAZIL) Mientras nuestra fe es todavía débil, no nos gusta su sonido. Suena negativo. Hoy la Cruz les parece a muchos en la cultura occidental, una imagen sombría con la cual vivir, aunque el camino a la soledad y el estallido hacia la resurrección la conduce esta manera. El Buddha que se sienta debajo del árbol del bodhi con la sonrisa de la iluminación parece más atractivo a muchos occidentales postCristianos de hoy. Pero también pueden olvidar lo que el budismo nos recuerda de las tres noches de sesión que lo llevaron a este estado también fueron una especie de crucifixión. Fue asaltado por demonios internos. Burlándose de su determinación espiritual, tentándolo con el deseo e instándole a encontrar más mérito espiritual en otros lugares. Pero se mantuvo centrado, “decidido a no ser expulsado de mi puesto”. La única manera de penetrar en el centro y unirse con él es morir en él a través de la renuncia a la identidad a la que nos aferramos.

(Christian Meditation Newsletter, June 2010 Laurence Freeman OSB)


Entradas destacadas