Sabiduría Diaria 08.12.2016


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, PARAGUAY)

Y sin embargo, siempre está el ego. Y el ego tienta al maestro a explotar su papel y ejercer poder sobre los estudiantes. Un ego débil se sentirá intimidado o con miedo ante la vitalidad y confianza en sí mismos de los niños. Si el maestro está en contacto con su propio centro de identidad - si son personas de oración – utilizarán su poder de una manera positiva más que negativa. Los maestros tienen una enorme influencia, desde primaria hasta la universidad, y es un papel que puede ser fácilmente abusado así como un puesto que puede ser abandonado. Hay, como Jesús indicó, falsos maestros, igual que falsos profetas. El maestro contemplativo está consciente de este peligro pues tiene un grado de auto conocimiento, y el estar consciente es la mitad del trabajo contra el pecado. El auto conocimiento, decía un padre del desierto, es algo mayor que la habilidad de hacer milagros. Eso es porque permite que la auto donación suceda y que las relaciones maduren en una consciencia espiritual.

(Teaching as a Christian Art and Ministry, Laurence Freeman OSB)


Entradas destacadas